sábado, 20 de octubre de 2012

Trepando por El Veleta


En los Tajos del Campanario
 Aunque ya hace unos días, de este maravilloso recorrido, no he querido dejar de contároslo, pues aunque he pasado momentos dificultosos por  lo peligroso de algunos tramos, también he de decir que ese punto de riesgo es el que nos hace sentirnos vivos y apreciar mejor todo este maravilloso entorno que nos rodea


Bajando por el Veredón Inferior
Hemos partido temprano de Granada, para salir de la hoya de la Mora camino de los tajos del Campanario,hace un día estupendo, el aire es una suave brisa, lejos de ese molesto viento que tanto incordia y que puede ser tan peligroso en una aventura como la que hoy nos proponemos realizar,

Camino del collado de La Montés
 Llegado a los Tajos, iniciamos la bajada hacia los corrales del veleta por el Veredón Inferior, para una vez llegados a la base y sin perder altura ir bordeando el valle para dirigirnos al collado de la montés que se encuentra en la base de los machos, justo en la cresta que sube de Beta Grande
Parada en el collado para tomar fuerzas
 Después de hacer un breve descanso y reponer fuerzas con un pequeño refrigerio, iniciamos la subida hacia Los Machos , siguiendo la cresta que vemos a espalda de mis compañeros.
Subiendo hacia los machos
 Manolo nos guía , es un verdadero experto y conoce estos lugares como la palma de su mano. El camino no es fácil por lo fracturada que está la roca y hay que conocer perfectamente el camino para evitar incidentes que pueden ser fatales .
Mirando hacia atrás podemos ver Veta Grande

En Los Machos, Mariló, Manolo y un servidor
 Tenemos un momento de respiro al llegar a la cima de los Machos, nos reunimos para inmortalizar el momento y seguimos hacia adelante, aún nos queda bastante subida por delante.

Camino del Campanario
 Nos diriguimos a la siguiente cresta , hay que subir el Campanario,el Zacatín y el Salón antes de acometer la vía Fidel Fierro que nos dejará en el pico del Veleta.

Mariló en pleno esfuerzo, conmigo en segundo plano
Este verano que está terminado, he realizado salidas que me han llenado de satisfacción pues prácticamente he pateado toda Sierra Nevada tan solo me ha faltado la zona de el Picón de Jerez, espero poder recorrerla este invierno y así completar y satisfacer un deseo que tengo desde que me trasladé a esta preciosa ciudad de la Alhambra.

Vista del corral del Veleta desde el Zacatín
La vista es espectacular y no apta para padecedores de vértigo, mirando al corral del Veleta, hemos podido divisar a un grupo que descendía por el Veredón superior y que después hemos constatado que eran nuestros compañeros de club que se dirigían a los Machos los hemos saludado a gritos , la distancia no permitía otro tipo de saludos, esto nos ha relajado un poco la tensión de la subida.
El esfuerzo es agotador pero supone un verdadero chute de adrenalina
Poco a poco vamos logrando metas y uno tras otro vamos conquistando cimas menores,aunque no menos duras, pero todas nos dejan el mismo sabor dulce de lo que ha sido logrado con gran esfuerzo.
Observando el camino de Mariló para seguirlo
 Hay momentos en los que el grado de peligro es muy grande, pero no somos conscientes de ello hasta que no vemos después las fotos, como en este momento que ha inmortalizado mi compañero Manolo, conmigo agachado dirigiendo a mi compañera Mariló , con una caída detrás, de mas de cien metros, viendo ahora la foto siento el vértigo que no sentí en aquel momento
Guiando a mi compañera de aventura, el camino puede ser muy peligroso

cambio de impresiones al llegar arriba
Despues de tantas emociones llegamos a la base de la Fidel - Fierro junto al coladero que mis compañeros del club de Onil vienen a subir en invierno, ahora es una pendiente arenosa y llena de cascajos difícil de ascender , descansamos un momento para reponer fuerzas y seguimos a nuestro compañero que nos guía hasta el inicio de la vía.

Tomando un respiro, aun nos queda la Fidel Fierro 



Vista de la Fidel Fierro , arriba el pico del Veleta



La vía esta muy deteriorada en ciertos tramos
 Aunque la subida está muy deteriorada en varias zonas, Manolo nos guía con verdadera maestría por recovecos y coladeros que nos hacen ganar altura rápidamente y conseguimos hacer cumbre  en un tiempo relativamente corto .


El terreno suelto sube el grado de peligrosidad




Un breve  descanso en el camino


¡Cunbre del Veleta|!, mis compañeros de trepada Mariló y Manolo
 Estamos arriba y me parece increíble, hemos llegado sin el menor raspón,¡ bueno con las huellas digitales un tanto gastadas!
Subiendo Los Tajos

Ahora nos toca recorrer los Tajos de la Virgen para completar todo el recorrido programado, así que sin esperar nos dirigimos a la Carihuela para iniciar este último tramo, esta zona es mas conocida pues la hemos recorrido varias veces aunque no deja de ser un postre un tanto duro.


De roca en roca por los Tajos de la Virgen



Camino de Elorrieta
 Hemos llegado al refugio de Elorrieta y mis fuerzas se han agotado del todo , he terminado con toda la azúcar de mi cuerpo y siento que no puedo dar mas de mi , el bajón ha sido tan fuerte que no consigo ni tragar la comida, así que repongo líquidos y al fin consigo tragar un poco de fruta, poco a poco voy recuperando fuerzas y seguimos hacia los lagunillos y la vuelta a los albergues el recorrido ha sido duro, pero volvemos aunque cansados, muy satisfechos .
Saludos amigos espero que disfrutéis viendo estas fotos tanto como yo he disfrutado para poder hacerlas.
Nos vemos en la siguiente entrada
Track del recorrido

ortofoto del track

domingo, 12 de agosto de 2012

Trevelez-Siete Lagunas-La Alcazaba-Refugio de Poqueira-Mulhacen-Mulhacen2-Siete Lagunas-Trevelez

Han llegado las tan esperadas vacaciones y tranquilo y relajado en casa, quiero relataros mi última salida a la sierra.
Esta ha sido una salida extraordinaria por dos motivos, el primero porque está fuera de las salidas programadas por el club, ya que en estas fechas no existe programa por estar como es habitual casi todo el mundo de vacaciones, y segundo por lo extraordinario que ha sido para mí la ruta que hemos seguido, aunque no quiero decir que haya sido novedad pues tanto a la Alcazaba como al Mulhacen ya he subido varias veces este año, pero no a los dos emblemáticos picos en la misma ruta.

Salida de Trevelez con David


Tenía comprometido una subida por Sierra Nevada con dos amigos de la localidad alicantina de Ibi, me llamaron y me propusieron la subida de Trevelez (1500m.) a la Alcazaba (3371m.)la misma que ya os relate la semana pasada, y que hice con mis compañeros de club, Manolo, Mariló y Rafael , y dado que tenían dos días me pidieron hacer otra salida para subir otro tres mil , al  final les pareció bien lo que les propuse y que paso a contaros.


David y Carlos

Partimos de Trevelez el viernes tres de agosto sobre las siete y media de la mañana después de pegarme un buen madrugón, para saliendo de Granada pasar a recogerles por Bubión ya en las Alpujarras Granadinas, subiendo a buen paso pero relajadamente para no perderse ni un paisaje al que hacer la correspondiente fotografía llegamos a la campiñuela, hacer un alto y tomar algo de fruta y líquidos,  es algo obligatorio, por los calores que hasta aquí hemos soportado.



El grupo al completo,¡el calor se nota!

Reiniciamos la marcha siguiendo el  sendero que nos pasa por varios arroyos antes de llegar al río Culo Perro donde nos refrescamos, pues el calor se hace cada vez más evidente.


Refrescándonos en el arroyo  




Al fondo derecha las Chorreras Negras




Río Culo Perro


 Las Chorreras Negras las tenemos cada vez más cerca y con ellas el valle de Siete Lagunas primer punto de nuestra ruta y lugar escogido para hacer un descanso y reponer fuerzas, son cerca de las doce de la mañana y aún aquí se nota el calor, aunque sopla un molesto viento que refresca algo el ambiente.




El grupo en las Chorreras Negras




El valle de Siete Lagunas, a la izquierda el Mulhacen, a la derecha Peñón del globo y Puntal de la Cornisa

Después de descansar un buen rato iniciamos el camino hacia el fondo del valle tomando como referencia el Peñón del Globo y el Puntal de la Cornisa,


David y yo mirando lo que tenemos por delante




Carlos y David en un testigo de altura de nieve


Alegres a pesar de la subida


igual que la semana pasada mi intención es subir por el Coladero, no nos cuesta encontrar el semioculto y estropeado sendero que en pocos pero intensos metros nos deja a unos centenares de metros de nuestro objetivo de hoy, el pico de la Alcazaba.




Subiendo el Coladero



Carlos y yo con la cumbre de la Alcazaba al fondo

Mis compañeros de hoy están entusiasmados es el primer tres mil que hacen y no les ha costado tanto como pensaban, el dichoso y molesto mal de altura no les ha afectado para  nada y eso le hace sentirse eufóricos y deseosos de continuar.




Carlos y un servidor en la cumbre


Carlos,David y Antonio, los tres con el mulhacen al fondo, desde la Alcazaba

Después de hacernos las fotos, para que haya constancia del hecho, iniciamos la bajada , la subida por el coladero les ha asustado un poco y están pensando bajar por la loma aunque el camino sea más largo pero unos montañeros que encontramos la cumbre corroboran mi decisión de bajar por el coladero por ser mejor que la bajada por la loma pues entre el viento que se está levantando y los pedregales que hay que atravesar sería una opción poco acertada, así que bajamos por el mismo lugar de subida y a la postre les ha parecido menos malo de lo imaginado y bastante rápido de recorrer,




Mulhacen y laguna de la Mosca


a paso tranquilo nos dirigimos hacia la laguna Hondera para descalzarnos y comer pues las dos cosas son importantísimas una porque los pies nos están matando después de siete horas y media de subidas y bajadas,la otra porque son las tres de la tarde y el cuerpo necesita algo consistente para alimentarse.




Una de las pocas lagunas que aun tienen agua

Este es un bonito lugar, nos protegemos del viento en una corraleta y después de dar fin de los alimentos que portamos, nos permitimos una pequeña siesta, que nos viene a los tres de perlas, pues el madrugón ha sido grande y el esfuerzo mayor.


Vista de siete lagunas

Después del pequeño relax que nos hemos permitido iniciamos la subida hacia la loma del Mulhacen, nuestra intención es ir a dormir al refugio de Poqueira y nos han pedido que estemos antes de las ocho de la tarde en él,

Nevero

tiempo nos sobra pero si intentamos subir al pico no sé si llegaríamos a tiempo al refugio, como no sabemos cómo está de gente preferimos no arriesgar y dejamos la subida para mañana, aunque desde  el refugio tengamos que subir quinientos metros más de desnivel.






Despues de la ducha, una cervecita y charla con otros montañeros intercambiando esperiencias


Llegamos a nuestro destino a las seis de la tarde después de una rápida bajada y de varios suspiros de alivio por parte de algún integrante del pequeño grupo, cuyas rodillas se empiezan a resentir de la bajada tan larga, pero después de una buena ducha y cambio de ropa nos podemos dar el homenaje de unas cervezas frescas que nos templan el ánimo. Cena abundante y un colchón donde dormir a pierna suelta es todo lo que necesitamos para  levantarnos con ánimo de enfrentarnos al coloso.



David y Carlos tomando un nutritivo desayuno para encarar bien el día


Desayunamos con tranquilidad mientras vemos a nuestros compañeros de pernocta salir disparados  para iniciar el camino hacia la cumbre más alta de la península.




Salida del Poqueira hacia el río Mulhacen

Recogemos todas nuestras pertenencias y después de pasar por caja nos despedimos nosotros también de los regidores del refugio, iniciamos el camino hacia la Caldera a través del río Mulhacen o Poqueira, tenemos mil metros de desnivel por delante 




Río Mulhacen o Poqueira

e intento que mis compañeros se lo tomen con calma, pero parece que les hayan dado cuerda pues se lanzan a una velocidad subiendo que por más que quisiera no podría seguirlos así que me adapto a mi paso y continúo sin perderlos de  vista para que no se metan por donde no deberían, hasta llegar a la falda su prudencia les hacia esperarme para que les fuera orientando, pero una vez que iniciamos la senda de subida final, salieron como dos galgos que acaben de ver a la codiciada liebre.




Cumbre del Mulhacen



En la subida me fui encontrando con la mayoría de los compañeros de pernocta que habían salido delante de nosotros, tuve que socorrer a alguno que se había quedado bloqueado, con alguna que otra ampolla de glucosa para que sus músculos continuaran avanzando, creo que alguno se volvió, pues cuando aproximadamente una hora más tarde abandonábamos la cumbre, para iniciar el regreso aún no habían llegado, espero que no se rindan y que lo vuelvan a intentar en otra ocasión pues vale la pena.Cuarenta y cinco minutos me costo la subida y cuando llegué
Mis dos jóvenes compañeros llevaban quince minutos esperando, y es que la juventud lo es un gran punto a su favor, pero eso me motiva mas, dado que la suma de sus edades apenas llega a mi edad.



Mulhacen2 el viento hace peligrar nuestra estabilidad


 Iniciamos el descenso a través de la loma dirigiéndonos hacia el Mulhacen 2 en medio de un viento que nos zarandea y amenaza con tirarnos al suelo, subimos al punto geodésico para hacernos una foto y a poco terminamos estrellados entre las rocas, así que decidimos bajar a toda  prisa hacia Siete Lagunas haber si allí el viento amaina un poco, las previsiones estipulaban rachas de viento de hasta cien kilómetros hora.




Trevelez desde el lavadero

Llegamos a Siete Lagunas después de una bajada rápida y me dirigí hacia el manantial que se encuentra cerca de la cabecera de la laguna para reponer mis existencias de agua y rápidamente descendemos por las chorreras camino de la localidad de Trevelez, el camino es caluroso hasta hacerse agotador, bajando vamos encontrando multitud de gentes a pie y a caballo que suben hacia Siete Lagunas y cada vez el flujo es mayor creo que nos cruzamos con más de  un centenar de jinetes y gran cantidad de gentes a pie algunas un tanto inconscientes, llevaban chiquillos de no más de ocho o diez años y no habían cargado con suficiente agua, debido al calor habían agotado la que llevaban y me preguntaron donde conseguir, como aún les faltaba un buen tramo hasta el rio Culo Perro le di  parte de mis existencias, al fin y al cabo nosotros íbamos de recogida y sabia que antes de llegar a Trevelez encontraríamos agua en abundancia.



Curva de nivel


En verdad nunca me ha parecido algo tan relajante, como el lavadero que está a la entrada de la localidad de Trevelez, introducir nuestros cansados pies en sus aguas a sido una experiencia inenarrable, fresca y agradable.
Después de dejar mochilas y demás parafernalia en el coche nos hemos dirigido al restaurante El Goterón a probar un buen plato de choto, regado con abundante cerveza.



Ruta

 La vuelta a Bubión a sido  de alegre y relajante conversación y de comentarios de la ruta  hemos recorrido unos cuarenta kilómetros con un desnivel acumulado de aproximadamente tres mil quinientos metros, creo que es para estar más que satisfechos.
Ahora toca descansar hasta el próximo mes de Septiembre que iniciaremos la nueva campaña, espero que nos encontremos todos también como en esta  y a los compañeros que se encuentran lesionados o con cualquier otro problema les deseo una pronta y rápida recuperación .
Saludos a todos los que me seguís y feliz verano